SEGUROS QUE TODO AUTÓNOMO DEBERIA DE CONTRATAR

No, todas las actividades no son iguales por lo que no todas tienen las mismas obligaciones. Es una afirmación que tiene un reflejo directo en la contratación de los seguros.

Y es que, en principio, el trabajador por cuenta propia solo está obligado a los seguros sociales mediante el pago mensual de la cuota de la cuota de autonomos, algo que cambia radicalmente si tienes asalariados, desarrollas tu actividad en un local comercial o precisas de un vehículo para gestionar tu negocio.

Atento:

Seguro de responsabilidad civil

Se trata una póliza que cubre los posibles daños civiles que pudieran registrarse en el desarrollo de tu actividad. Será imprescindible si mantienes un local comercial ya que te lo exigirán para darte la licencia de apertura.

Además, es obligatorio para profesionales como los de la medicina, el derecho, instaladores de gas y electricidad, etc.

En caso de que no sea obligatorio para ti, piensa que nunca está de más contratarlo porque responderá ante cualquier contingencia en la que te veas envuelto (según contratación) evitándote gastar dinero en reparaciones innecesarias, algo que puede estropear tu presupuesto anual.  

Seguro Multirriesgo

Si tienes una tienda, una peluquería, una barbería, etc. estarás obligado al seguro multirriesgo que cubre el local en el que desarrollas tu actividad ante posibles incendios y robos, entre otras cosas, como los deterioros en la propia mercancía.

Seguro según convenio

Si tienes asalariados a cargo, debes responder de ellos en caso de producirse un accidente, fallecimiento o incapacidad en el transcurso del desarrollo de la actividad.

Es por ello que, según el convenio laboral que tengáis suscrito, esta póliza aparecerá como “obligatoria” y cubrirá, como mínimo, todos aquellos puntos que el propio documento exija.  

Y mucho cuidado con no contratarlo cuando estés obligado porque su omisión puede acarrear importantes multas que pueden llegar a los 187.515 euros.

Seguro del vehículo

Si utilizas un vehículo profesional  en el desarrollo de tu actividad (transportistas, taxistas, comerciales, etc.) será imprescinble que contrates el seguro correspondiente.

El más básico será el Seguro a Terceros, que cubre únicamente los daños que pudieras producir a otro. Pero, si te es posible, lo ideal es que lo contrates a todo riesgo para que tu propio vehículo quede cubierto en caso de accidente de forma que no te veas obligado a dejar de trabajar si tu coche, moto, furgonetas, etc. sufre un daño.